blog

De flores, libros y extrañas "casualidades"

16-12-2016 /
Esta semana he vivido una experiencia tan bonita y tan mágica que quiero compartirla con vosotros, con el permiso de su protagonista, mi sobrina Alba...Quien más quien menos estos días experimenta cómo debido a las festividades cercanas o a ciertos imprevistos los gastos aumentan. Al ver mi cuenta corriente más bien disminuida, hace unos días me quejé amargamente de ello y desahogué mi frustración con una persona de confianza. Esta persona me recordó que los contratiempos suelen traer consigo un mensaje. En mi caso éste era claro: necesitaba poner orden y centrar mi atención en lo más inmediato. Reflexioné sobre ello y pensé algunas estrategias prácticas para ordenar mi economía.Como resultado de mi plan de choque ya hacía un par de semanas que no compraba libros, un extra que suelo permitirme con bastante soltura. En una lista que descansaba sobre la mesa del mi despacho iba acumulando los títulos y los autores que quería leer, y de vez en cuando miraba el papel con enfado y frustración. La lectura es mi adicción más arraigada y me estaba costando aceptar que tenía que esperar para poder hacerme con algunos volúmenes muy codiciados. A final decidí que bien podía releer algún libro que no hubiera leído en años. Por mi trabajo y porque me encanta, leo tanto que tengo la suerte (¿) de olvidar lo leído al cabo de un tiempo. Parece que a mi cerebro sólo le cabe un número limitado de historias.Así que di un par de vueltas por mis estanterías y me fijé enseguida en El lenguaje de las flores, una novela de Vanessa Diffenbaugh que en su momento me había fascinado, aunque ya no recordaba los detalles de la trama. No sé por qué me fijé en ella, pero el caso es que me la llevé a la cama sin ninguna duda. La devoré en dos noches y, como me suele pasar, empecé a hablar con entusiasmo de esta historia tan conmovedora con todo aquel que quisiera escucharme.Al cabo de pocos días vino a visitarme mi sobrina Alba, de diecinueve años, que quería repasar conmigo su currículum y contarme las estrategias que estaba utilizando para encontrar su primer trabajo remunerado. Por supuesto, al cabo de un rato le hablé del libro, y me sorprendí cuando me dijo que precisamente llevaba días intentando comprarlo. Me pareció una bonita coincidencia. Alba me contó que uno de sus sueños era trabajar en una floristería, así que todo lo que tuviera que ver con las flores le interesaba. Por supuesto se lo presté y enseguida empecé a recibir mensajes suyos de madrugada. El libro, al igual que a mí, le estaba fascinando y calándole muy hondo. Su autora cuenta la historia de una joven más o menos de la edad de mi sobrina con un doloroso pasado que encuentra en el lenguaje de las flores victoriano una vía de sanación y de reconciliación con la vida.Al cabo de pocos días ya lo había terminado y me escribió para anunciarme que pasaría por el despacho para devolvérmelo, puesto que sabía que yo quería prestárselo a otra amiga. Nos citamos por la tarde y en cuanto llegó pude ver en sus ojos que algo extraordinario había sucedido. Entre lágrimas de emoción, las mías y las suyas, me contó que, de camino a mi oficina, había pasado por casualidad por una preciosa floristería que le había llamado mucho la atención. Influida por el libro, en el que la protagonista, una joven de su edad, encuentra su primer trabajo precisamente en una tienda de flores, Alba entró y le explicó a su propietaria su interés por trabajar allí. Curiosamente la dueña de la tienda le dijo que “había pedido una ayudante”, pero que “no se imaginaba que iba a lloverle del cielo tan pronto”. Mi sobrina le aclaró que no tenía experiencia vendiendo flores, pero sí mucho entusiasmo. Y que todo había empezado con un libro… Sacó el volumen del bolso y se lo enseñó. Y cuál no sería su sorpresa cuando la propietaria de la tienda le contó que había conocido a su autora años atrás, cuando la editorial había organizado una de sus entrevistas precisamente en su tienda. Enseguida se pusieron de acuerdo.Mi sobrina apareció en mi despacho completamente alucinada ya que en menos de cinco minutos y gracias a un libro que yo había sacado de una estantería en plena frustración consumista, ella había conseguido el trabajo de sus sueños. ¡Comenzaba al día siguiente a las nueve de la mañana! Mientras la abrazaba recordé algo que me habían dicho precisamente aquella semana cuando me quejaba por no tener dinero, algo que en aquel momento no me acabó de llegar al alma pero que en aquel momento me hizo sentir muy humilde: somos seres espirituales viviendo una experiencia terrenal. No vemos el plan completo de dicha experiencia, apenas vislumbramos un trocito. Pero de vez en cuando el velo se rasga y el Universo se encarga de recordarnos que ese plan existe, y que está ahí por un motivo que, aunque no podamos comprender del todo, sólo busca nuestro bien.Así que hoy puedo deciros que mi cuenta sigue casi en números rojos, pero me siento más que feliz porque quizá gracias a ello se inició una cadena de “casualidades” que ha hecho que una personita muy querida para mí haya conseguido cumplir su sueño.¡Feliz fin de semana!
Escrito por rocioel 16-12-2016 a las 12:45

La cocina mágica del amor

09-11-2016 /

Queridos todos,

Ahora que sigo eufórica porque ya he terminado mi quinta novela (¡yay!) que, para no variar, habla mucho de amor, y muchísimo de desamor, me apetece hablaros de uno de mis tres libros de no ficción de cabecera en lo que a relaciones se refiere. Se trata de La maestría del amor, del gran sabio Don Miguel Ruiz.

Nunca había prestado demasiada atención a este libro, quizá porque en los últimos años me he dedicado a editar las nuevas obras del autor y de sus herederos, quizá porque Los cuatro acuerdos, su obra más conocida, lo había eclipsado a mis ojos hasta ese momento. Quizá, simplemente, porque no lo necesitaba o porque aún no estaba preparada para leerlo. Pero, ¡ah! :) Desde que lo leí no puedo dejar de recomendarlo. Ayer mismo se lo regalé a una amiga que acaba de casarse y no pude evitar marcarle con un post-it mis dos fragmentos favoritos. ¿Queréis conocer uno de ellos?

Imagina que tienes en tu casa una cocina mágica, que te proporciona la cantidad que desees de cualquier comida del mundo. Nunca te preocupas de lo que vas a comer, ya que puedes servir en la mesa cualquier cosa. Y como eres generoso, les ofreces a todos comida sin esperar nada a cambio. Alimentas a quien quiera que venga a verte por el mero placer de compartir lo que tienes, y tu casa siempre está llena de gente que se acerca para degustar la comida de tu cocina mágica.

 Entonces, un día alguien llama a tu puerta, abres y te encuentras a una persona con una pizza en las manos, te mira y te dice: «Oye, ¿ves esta pizza? Te la doy si me permites controlar tu vida, sólo tienes que hacer lo que yo quiera. Y nunca te morirás de hambre porque yo te traeré una pizza cada día. Lo único que tienes que hacer es ser bueno conmigo».

 ¿Te imaginas tu reacción? Sólo con pedírselo a tu cocina obtendrás la misma pizza o incluso mejor, y esa persona te está ofreciendo comida a cambio de que hagas lo que ella quiera. Lógicamente te echarás a reír y le dirás: «¡No, gracias! No necesito tu comida; tengo toda la que quiero. Entra y te daré de comer sin pedirte nada a cambio, pero no voy a hacer lo que me pides. No me voy a dejar manipular a cambio de una pizza».

 Ahora imagínate exactamente lo contrario. Llevas varias semanas sin probar bocado. Estás muerto de hambre y no tienes dinero para comprar comida. Entonces llega esa persona con la pizza y te dice: «Oye, aquí hay comida. Te la puedes comer si haces sencillamente lo que yo quiero». Hueles el aroma que desprende y estás hambriento. Decides aceptar y hacer cualquier cosa que esa persona te pida. Tras hincarle el diente, la persona te dice: «Si quieres más te daré más, pero tendrás que seguir haciendo lo que yo quiera».

 Hoy has comido, pero mañana quizá no tengas qué llevarte a la boca, de modo que accedes a hacer todo lo que puedas para conseguir la comida. Y estás decidido a convertirte en un esclavo a cambio de la pizza, porque la necesitas y no la tienes. No obstante, pasado algún tiempo, empiezas a tener tus dudas. Dices: «¿Qué voy a hacer si no me trae la pizza? No seré capaz de vivir sin ella. ¿Y si mi pareja decide darle mi pizza a otra persona?».

Ahora imagínate que en lugar de comida hablamos de amor. El amor que hay en tu corazón es abundante. Tienes amor no sólo para ti, sino para el mundo entero. Amas tanto que nonecesitas el amor de nadie. Compartes el amor sin condiciones; no te gusta el «si». Eres millonario en amor y si alguien llama a tu puerta para decirte: «Oye, aquí tengo amor para ti, te lo daré si haces lo que yo quiera», ¿cuál será tu reacción? Te reirás y dirás: «Gracias, pero no necesito tu amor. Tengo ese mismo amor aquí, en mi corazón, sólo que mejor y más grande, y comparto mi amor sin condiciones».

Pero, qué ocurrirá si estás hambriento de amor, si no tienes ese amor en tu corazón y alguien viene y te dice: «¿Quieres un poco de amor? Te lo ofrezco a cambio de que hagas lo que yo te pida». De ser así, una vez lo hayas probado, harás todo lo posible por conservarlo. Es posible que te sientas tan necesitado que hasta vendas tu alma para conseguir sólo un poco de atención.

Tu corazón es como esa cocina mágica. Basta con abrirlo para que obtengas todo el amor que quieras.  No hay ninguna necesidad de dar vueltas por el mundo suplicando amor: «Por favor, que alguien me ame. Estoy tan solo, no soy lo suficientemente bueno para ser amado; necesito a alguien que me ame, que me demuestre que soy digno de ser amado».  Sin embargo el amor está aquí mismo, en nuestro interior, pero no lo vemos (…).

 

Reconozco que después de leer este fragmento no he vuelto a pensar en la pizza de la misma manera… ;-)

¿Y tú? ¿Eres capaz de abrir la puerta de tu cocina mágica ahora? ¿O vas a seguir mendigando pizza (ejem) al primer desalmado que se presente en tu puerta?

 Besos amorosos... con doble de queso :)

 

Escrito por rocioel 09-11-2016 a las 15:40

Haciendo las maletas hacia...

04-06-2015 /

Este fin de semana se celebra en Madrid la BloggerLit Con, el encuentro oficial de blogueros de literatura juvenil que tiene lugar durante la Feria del Libro de Madrid. Me hace mucha ilusión estar allí este año no como escritora, sino como editora de Puck, el sello de literatura infantil y juvenil de Ediciones Urano que este curso ha emprendido un nuevo y fulgurante rumbo.

Para celebrar que estamos de nuevo en la pista de baile, hemos organizado un encuentro con blogueros en una preciosa sala madrileña. La idea es merendar, escuchar música en directo, hablar de libros, pasarlo bien, conectar y poder mostrar lo que hemos estado cocinando durante los últimos meses, como por ejemplo, esta maravilla de portada J

 

 Si queréis ver fotos y vídeos del encuentro no dudéis en pasaros por el Facebook y el Twitterde la editorial. ¡Nos vemos en Madrid! :-)

Escrito por rocioel 04-06-2015 a las 12:27

La rosa y la espina

04-11-2014 /

Hace algunas semanas que, inspirada por una buena amiga, le propuse a Emma un juego nuevo. Se llama La rosa y la espina, y en casa hemos empezado a practicarlo a la hora de la cena. Es un momento del  día en el que muchas veces había intentado sin éxito iniciar una conversación del tipo: «¿Y qué tal en hoy en el cole?» o «¿Qué habéis hecho?». Digo sin éxito porque la mayoría de las veces sólo obtenía un sonoro silencio por respuesta, o como mucho, algún que otro monosílabo.

Pero desde que practicamos con La rosa y la espina, la hora de la cena se ha convertido en un gran momento de intercambio y sorpresas. ¿Queréis saber en qué consiste? Es muy sencillo: cada uno de los participantes explica a los demás cuál ha sido su mejor momento del día (la rosa) y su peor momento (la espina). Las rosas y las espinas que nos salen son de lo más variopinto: desde algún pequeño conflicto en casa, en el cole o incluso con nuestra gata ^^ hasta preocupaciones o miedos más profundos.  Pero lo cierto es que si algún día me olvido de plantear el juego es Emma quien lo propone. Creo que las dos hemos encontrado una bonita forma de conectar, una ventana por la que podemos asomarnos un rato al día a día de la otra. Hay algo poderoso en dejar que los malos ratos se diluyan al compartirlos con un ser querido, de la misma forma que los buenos se potencian al rememorarlos, agradecerlos y narrarlos para otro.

Un beneficio añadido que he encontrado en esta actividad es que las opiniones y soluciones que mi hija expone cuando asoma su cabecita a los buenos y malos ratos de mi jornada son tan frescas y faltas de prejuicio que a menudo me dejan con la boca abierta. Y es que, como suele suceder, las actividades que planteamos pensando en los pequeños a menudo tienen efectos colaterales interesantes en los mayores. ¿Y vosotros? ¿Os animáis a compartir la rosa y la espina de vuestro día?

Escrito por rocioel 04-11-2014 a las 21:07

Decidir con el corazón

26-10-2014 /

 

 

Desde hace algunos años tengo la suerte de ser la editora de Joe Dispenza en español. El Dr. Dispenza se hizo famoso a raíz de su participación en el documental  ¿Y tú qué sabes?, y le gusta mucho venir a Barcelona a dar cursos o charlas. En su última visita, que realizó con motivo de la publicación de su nuevo libro, compartió varias anécdotas y un par de experiencias que, al cabo de varias semanas, veo que han calado profundamente en mí.

Un amigo periodista le preguntó durante una comida acerca de la relación con sus hijos, y Joe contó que cuando éstos eran pequeños hicieron juntos un experimento que marcó a los chicos para siempre. Joe les pidió que sembraran tres semillas en tres tarros de cristal, y durante semanas, la familia se dedicó a ver cómo crecían. A una de las semillas le transmitían todo su amor y pensamientos positivos, a otra le transmitían toda la rabia, enfados y sentimientos negativos del día, y a la tercera simplemente la ignoraban. ¿Adivináis cuál creció más fuerte, sana y bonita?

Los niños son maestros de aprender directamente de la experiencia, y no de los discursos. Así que desde entonces, y cada vez que tienen que tomar una decisión, los hijos de Joe se preguntan: ¿resulta esto que voy a hacer amoroso para conmigo mismo?

Me pareció un consejo valiosísimo para transmitir a los más pequeños, y por supuesto para usarlo con nosotros mismos. Hace algunas semanas que me hago esta pregunta siempre que tengo que tomar una decisión importante, y lo cierto es que estoy notando cambios muy interesantes a mi alrededor. ¿Qué os parece? ¿Qué elementos tenéis en cuenta a la hora de tomar una decisión?

 

Escrito por rocioel 26-10-2014 a las 10:57

Robinson Day

14-11-2013 /

Queridos amigos,

¡Por fin llegó el día! Desde hoy, Robinson Girl ya está disponible en librerías. Esta es mi tercera novela y puedo deciros que en este momento siento la misma mezcla de emoción y aprensión que la primera vez. Es un poco como una primera cita muy esperada, cuando no te acabas de creer que estás ahí, vestido con tus mejores galas y deseando gustarle al otro. Y es que este es el inicio de un nuevo camino para la novela, que ahora se separa definitivamente de mí y emprende viaje hacia otras manos.

Me gusta mucho imaginaros leyéndola. En el metro o en el autobús, en la cama bien arropados con los primeros fríos de otoño –si es que llegan alguna vez−, robando horas al sueño, o en un café mientras hacéis tiempo para ver a algún amigo. Muchos ya sabéis que en mis novelas siempre hay música. En esta hay una canción que tiene especial importancia en la historia. La escribieron Phil Phillips y George Khoury en 1959, aunque fueron otros artistas quienes la hicieron popular. Yo la conocí gracias a la versión desnuda y delicada de Cat Power, con la que hoy os dejo para que empecéis el día soñando con islas y naufragios. Se llama Sea of Love, mar de amor.

¡Feliz jueves!

 http://www.youtube.com/watch?v=CbMeAOTPJzM

 

(La foto de este post es de Heva Hernández).

Escrito por rocioel 14-11-2013 a las 07:40

Robinson Girl

15-10-2013 /

Portada Robinson Girl

Queridos amigos,

Es un placer contaros que en menos de un mes, el próximo 14 de noviembre, llegará a las librerías Robinson Girl (titulada originalmente La Orilla). Se trata de mi tercera novela y, como sabéis,  ha sido galardonada con el Premio Jaén de narrativa juvenil. La editorial Montena está preparando un gran lanzamiento, en estos momentos el libro ya está en imprenta y yo… me muero de ganas de que os sumerjáis en las aventuras de su protagonista, Ona. Falta ya muy poco para que podamos tenerlo en la mano, y ¡ya no puedo esperar más! J

Aquí os dejo el texto de contraportada, y espero que me contéis qué sensaciones os despierta:

 

«El día de su decimoctavo cumpleaños, y después de una fiesta de la que no recuerda casi nada, Ona despierta en una playa desconocida y paradisíaca. Tras varias horas caminando en un paisaje solitario, descubre que se encuentra en lo que parece una isla desierta y, enormemente desconcertada, acaba por rendirse a la evidencia: ha naufragado.
Pero muy pronto se dará cuenta que no está sola: Domen, un joven de aspecto delicado y de extraño comportamiento, la acogerá en su guarida y le descubrirá los inquietantes misterios de la isla».

 

Escrito por rocioel 15-10-2013 a las 10:46

Grandes momentos

15-09-2013 /

A estas alturas quizá muchos ya sabéis que el viernes pasado se anunció el fallo del jurado del V Premio Jaén de Narrativa Juvenil, convocado por Caja Granada y la editorial Montena, y que este año ha recaído sobre mi tercera novela, titulada originalmente La orilla. ¡Yay! ^_^

Lo que muchos quizá no sabéis, y voy a explicarlo aquí a modo de anécdota, es qué estaba haciendo en el momento en que recibí la llamada de Gemma Xiol, la editora de Montena, quien presidía el jurado y quien, casi a la hora de comer, abrió el sobre con mis datos y levantó el teléfono desde Jaén para comunicarme la buena noticia. En ese momento me encontraba encerrada en mi despacho de Urano con una autora a la que publicaré el próximo otoño, mi amiga Lola Mayenco, ultimando los  detalles de la edición de su libro. El tiempo se me echaba encima porque al cabo de poco tenía otra cita, así que estaba un poco estresada cuando, de repente, empezó a sonar mi teléfono móvil. La llamada se cortó un par de veces y al final, al otro lado de la línea, escuché una voz que me decía: Hola, Rocío, sóc la Gemma Xiol...

Creo que le contesté con mucha naturalidad, aunque mientras charlaba con ella y sonreía de oreja a oreja delante de mi asombrada autora, tuve la extraña sensación de desdoblarme y observar la escena desde fuera. La luz del sol de mediodía entrando por la ventana de mi despacho, los post-it desperdigados por la mesa, Lola sosteniendo su libreta de notas, yo misma con el móvil en la mano, sonriendo con un boli en la mano... Lola me dijo, cuando se lo expliqué más tarde, que eso es lo que sucede en los grandes momentos de la vida. A ella le había sucedido en los partos de sus hijos. Yo recordaba haberme sentido de un modo parecido en mi único examen en el conservatorio de música, el día que me saqué el carnet de conducir y al recibir algún beso de esos capaces de detener el mundo.

Después de la llamada, continué con mi trabajo, con la emoción revoloteando en el fondo de mi estómago pero, a la vez, con la curiosa sensación de que todo aquello no acababa de ir conmigo. Ese estado de extrañamiento, a pesar de que no he dejado de celebrarlo y de alegrarme desde el viernes, ha durado más o menos hasta esta mañana, cuando finalmente he asimilado que sí, que esto va en serio y que me ha sucedido a mí.

Quizá penséis que soy un poco rara por tomarme las cosas de este modo, pero creo que muchos os sentiríais igual en mi lugar. Primero, porque hace relativamente poco tiempo que publico libros, algo más de dos años. Y segundo, porque sigo asombrándome igual que al principio por el hecho de que haya gente que quiere publicar mis novelas, gente que quiere leerlas y gente que las lee ¡y las disfruta! Creo que el día en que deje de tomarme todo esto como un regalo, simplemente dejaré de escribir. Mientras tanto, continúo alucinando y me siento enormemente agradecida. Y feliz, increíblemente feliz.

Tengo pensado dedicar una entrada en los próximos días a todas aquellas personas especiales que me han ayudado a llegar hasta aquí. Pero eso será otro día. Por hoy acabo, no sin antes deciros, si es que habéis llegado hasta el final de este post tan largo y un poco caótico: gracias por seguir ahí. Sin vosotros, nada tendría sentido.

¡Besos emocionados!

 

 

Escrito por rocioel 15-09-2013 a las 19:50

Sacar luz de la oscuridad

01-08-2013 /

Queridos amigos,

Hoy os traigo una pequeña entrevista a Meritxell Ribas, la artista que creó las maravillosas imágenes de la portada y las guardas de La gramática del amor. ¿Queréis saber en qué se inspiró y cómo trabajó para crearlas? Aquí nos deja alguna pista para que conozcamos mejor su método de trabajo. Meritxell utiliza el grattage, una técnica muy laboriosa y artesanal cuyo funcionamiento nos cuenta a continuación. Y si tenéis curiosidad, podéis ver más cosas de su obra aquí y aquí.

Aprovecho para desearos, a los que las hacéis, unas felices vacaciones. Yo desapareceré del plano virtual hasta la última semana de agosto y aprovecharé para concentrarme en la novela que me ocupa en estos momentos :) ¡Que tengáis un buen verano!

 

¿Puedes explicar cómo es el proceso de trabajo desde la idea a la cubierta?

Empiezo los bocetos buscando la composición y pensando dónde quiero resaltar la luz en la imagen. A partir de ahí perfilo la que más me convenza. A veces, defino un par de imágenes para ver el resultado final más aproximado. Una vez tengo claro que la imagen funciona, es cuando la paso a la plancha de grattage, porque rascar la imagen es una inversión de horas importante.

¿En qué te inspiraste para crear esa imagen tan preciosa de Irene con el corazón en su mano y el cabello al viento?

Normalmente me gusta leerme el libro para plasmar lo que me sugiere la obra. En este caso Iolanda Batallé de La Galera tenía muy claro lo que quería y me dio una descripción de la esencia del libro. De ahí surgió esta imagen.

¿En qué consiste el grattage?

Sobre una plancha de madera se pone yeso blanco y tinta por encima. Esa plancha en negro se rasca con alguna herramienta de acero, en mi caso un bisturí, y aparece el blanco que está debajo. Se trabaja en negativo aplicando diferentes tramas para conseguir el volumen como si sacaras luz de la oscuridad.

 ¿Hay alguna ilustración que sueñas con realizar y todavía no has hecho?

Hay muchos cuentos clásicos que todo ilustrador querría hacer, pero me encanta la idea de seguir haciendo nuevos relatos que me permitan poder crear las imágenes desde cero aportando mi visión personal.

Muchas gracias, Meritxell, por dedicarnos tu tiempo. ¡Y gracias por enésima vez por sacar luz de la oscuridad e iluminar la portada de La gramática del amor!

Escrito por rocioel 01-08-2013 a las 07:05

La gramática del amor ya llega a México

25-07-2013 /

Después del reciente lanzamiento del libro en Argentina (Nuevo Extremo / La Galera), acogido con mucho cariño por los bloggers de allá, por fin puedo anunciaros otra buena nueva. La fecha de publicación de La gramática del amor en México será dentro de muy poquitos días: el próximo mes de agosto. Iolanda Batallé, directora editorial de La Galera, me ha enviado hoy estas fotos de los primeros ejemplares. ¡Que emoción!

 

Escrito por rocioel 25-07-2013 a las 19:25

Sobre este blog

Bienvenidos a mi blog personal. Aquí comentaré las noticias que vayan surgiendo alrededor de libros, música... y mucho más.

Sígueme en